Telefonos: +58-274-2524961
Tlf: +58-414-748-00-64 Email: [email protected]
Centro Av. 3 calle 18 Nº 17-59 Mérida, Venezuela.

La piraña de los ríos de Venezuela | Fauna | Turismo

La piraña es un pez carnívoro que habita en los ríos de los llanos venezolanos, en los afluentes del río apure, y principalmente en el  río Orinoco y en el delta. 

Las Pirañas habitan en la mayoría de los ríos de Sudamérica, con excepción de Chile. Su presencia es especialmente destacada en el río Amazonas, en Perú, Brasil, Ecuador y Bolivia; en el río Orinoco, en Venezuela, Colombia, las Guayanas, el Gran Chaco y el Río de la Plata.

Su nombre, en lengua indígena, significa literalmente “pez de dientes”, debido a que su principal característica son sus poderosas mandíbulas dotadas de afilados dientes triangulares, que usan como tijeras para cortar y triturar la carne de sus presas. Muchos consideran que su nombre proviene del guaraní. Su cuerpo ovalado y achatado, posee escamas en los bordes, y llega a medir entre 15 y 25 cm de largo, aunque se han capturado ejemplares que superan los 40 cm.

Las especies de piraña más comunes en nuestro país son: la negra o pez tigre, la piraya, la roja y la de boca de fuego.

Muchos mitos se han creado acerca de la ferocidad de estos animales, si bien son uno de los doce tipos de peces carnívoros que existen en los ríos latinoamericanos, en realidad no representan peligro para el ser humano. De hecho, la piraña sólo se alimentan de insectos, peces y de algunos pequeños animales que caen al agua, y los escasos ataques registrados corresponden a especímenes del género Pygocentrus que se encuentran principalmente el río Amazonas, Orinoco y São Francisco.

Por otra parte, entre las poblaciones locales es común ver a los nativos bañándose tranquilamente en las aguas frecuentadas por estos peces, siendo además un alimento cotidiano.

Mira también nuestro Paquete Los Llanos Hato el Cedral

Es de advertir que en la estación seca aumenta la agresividad de estos peces, debido a que escasea el alimento, por lo que no está demás extremar precauciones, ya que la agitación de una mano o un pie en el agua puede desencadenar un ataque repentino por parte de las pirañas, al confundirlos con un animal pequeño.